Living-with-UC-Overcoming-Thoughts-of-Suicide-1440x810_982306_highres

800.000 personas se suicidan cada año. ¿Qué podemos hacer?

Cuando termine de leer esto, al menos seis personas se habrán suicidado en todo el mundo. Esas seis personas son una pequeña fracción de las 800.000 que se suicidarán este año, más que la población de Washington DC, Oslo o Ciudad del Cabo.

A veces son nombres famosos como Anthony Bourdain o Kate Spade los que ocupan los titulares, pero todos son hijos o hijas, amigos o colegas, miembros valiosos de familias y comunidades.

El suicidio es el síntoma más extremo y visible de la emergencia de salud mental más amplia que hasta ahora no estamos abordando adecuadamente. La estigmatización, el miedo y la incomprensión agravan el sufrimiento de los afectados e impiden que se tomen las medidas que tanto se necesitan y que deberían haberse tomado hace tiempo.

Uno de cada cuatro de nosotros tendrá que enfrentarse a un problema de salud mental en algún momento de su vida, y si no estamos directamente afectados, es probable que alguien a quien queremos lo esté. Nuestros jóvenes son especialmente vulnerables, ya que el suicidio es la segunda causa de muerte en el mundo entre los 15 y los 29 años, y la segunda causa de muerte en el mundo entre los 15 y los 29 años. la mitad de las enfermedades mentales comienzan a los 14 años.

Sin embargo, a pesar de la universalidad del problema, nos cuesta hablar de él abiertamente u ofrecer la atención o los recursos adecuados. Dentro de las familias y las comunidades, a menudo permanecemos silenciados por una vergüenza que nos dice que las personas con enfermedades mentales son de alguna manera menos dignas o culpables de su propio sufrimiento.

En lugar de tratar a los enfermos mentales con la compasión que ofreceríamos a alguien con una lesión o enfermedad física, los condenamos al ostracismo, la culpa y la condena. En demasiados lugares no existen servicios de apoyo y se criminaliza a quienes padecen enfermedades tratables, literalmente encadenados en condiciones inhumanas, aislados del resto de la sociedad y sin esperanza.

La salud mental recibe actualmente menos del 1% de la ayuda mundial. La financiación nacional para prevención, promoción y tratamiento es igualmente baja. En la actualidad, todos los países del mundo son países "en vías de desarrollo" en lo que respecta a la salud mental.

Esta mísera inversión no solo es perjudicial para las personas, sino también para las comunidades y socava las economías. Los problemas de salud mental cuestan al mundo $2,5tn al año, cifra que se espera que aumente hasta $6tn en 2030 si no tomamos medidas.

No podemos seguir permitiéndonos el lujo de ser silenciados por el estigma o frenados por ideas equivocadas que presentan estas afecciones como una cuestión de debilidad o de falta de moral. Los estudios demuestran que cada dólar invertido en el tratamiento de la depresión y la ansiedad, las enfermedades mentales más comunes, se multiplica por cuatro, lo que hace que el gasto en este campo sea una gran inversión tanto para los líderes políticos como para los empresarios, además de generar ahorros en el sector sanitario.

Ha llegado el momento de que todos, colectivamente, abordemos las causas y los síntomas de las enfermedades mentales, y prestemos atención a quienes las padecen. No hace falta ser un artista internacional o el jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para influir.

Todos podemos ayudar a construir comunidades que comprendan, respeten y den prioridad al bienestar mental. Todos podemos aprender a ofrecer apoyo a los seres queridos que atraviesan un momento difícil. Y todos podemos formar parte de un nuevo movimiento -incluidas las personas que se han enfrentado a enfermedades mentales- para pedir a los gobiernos y a la industria que den prioridad a la salud mental en sus agendas.

En Zimbabue, las abuelas están abriendo camino ofreciendo sesiones de asesoramiento basadas en pruebas sobre bancosque está ayudando a acabar con el estigma. En el Reino Unido y Australia, los programas de educación entre iguales animan a los jóvenes a apoyarse mutuamente. Y la tecnología móvil está proporcionando nuevas e interesantes plataformas para la prestación de servicios y la apertura de un diálogo saludable.

Desde 2013, la OMS colabora con los países en la aplicación de un plan de acción mundial sobre salud mental. A principios de este año, la OMS publicó el Atlas Mundial de Salud Mental, que proporciona información de 177 países sobre los progresos realizados en la consecución de los objetivos del plan. La principal conclusión es que, aunque se han producido algunos avances, necesitamos inversiones significativas para ampliar los servicios.

Es esencial un liderazgo gubernamental significativo y sostenido, y algunos gobiernos están empezando a dar un paso adelante, desde Sri Lanka, donde el gobierno ha establecido un marco dedicado a la salud mental y ha financiado puestos para apoyar la atención de salud mental basada en la comunidad, hasta la ciudad de Nueva York, donde ThriveNYC ha reunido a los líderes locales para elaborar un plan integral de salud mental.

Esta semana, el día de la Cumbre del Reino Unido sobre Salud Mental y del Día Mundial de la Salud Mental, un grupo de expertos internacionales publicará en The Lancet la recopilación más completa de investigaciones jamás realizada sobre cómo promover y proteger la salud mental y tratar las enfermedades mentales. Esto proporcionará la base científica para ampliar la acción mundial en materia de salud mental, de forma similar al movimiento para el VIH/sida, que la ONU adoptó en 2001. Ese movimiento ayudó a salvar millones de vidas y es un ejemplo del potencial de la acción humana colectiva para abordar problemas aparentemente insuperables.

Los dos hemos tomado caminos distintos en la vida. Pero ambos hemos visto cómo el liderazgo político, la financiación, la innovación y los actos individuales de valentía y compasión pueden cambiar el mundo. Es hora de hacer lo mismo por la salud mental.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *.